Voy a estudiar medicina porque tengo un 9,9 de media

david y yo
La pregunta mágica
30 marzo, 2017
es que es muy dificil 1
Es que es muy difícil
27 abril, 2017
Show all

Voy a estudiar medicina porque tengo un 9,9 de media

EC4729CF-A1D3-4301-A885-0CC63C95361B 2

“Y la verdad es que no sé si tengo vocación… solo, bueno, como tengo la nota, y además no paran de decirme que “sería una pena si no lo hiciera”, pues creo que es la mejor opción aunque en el fondo, fondo…a mi lo que me gustaría es hacer magisterio. Pero no, me dicen que haga medicina….”qué pérdida de nota”, dicen. En fin, no sé, todavía me quedan un par de meses para decidir…”

Este puede ser perfectamente el diálogo interno de alguien que está en la encrucijada de decidir su futuro y se da la paradoja que tiene una nota muy alta pero no le atraen las opciones relacionadas con esa nota alta. Pues así, tristemente, nos estamos rodeando de profesionales que no les gusta su trabajo, que hacen lo que hacen como podrían estar haciendo otra cosa.

Y claro, la cara B, son todas aquellas vocaciones que no llegan de ninguna manera a la nota que tienen que tener para estudiar lo que quieren….y en muchas ocasiones encuentran el camino de llegar y en muchas otras, tristemente no.

EC4729CF-A1D3-4301-A885-0CC63C95361B 2

Quién le iba a decir a una ingeniera que se dedicaría a esto ¿verdad? 😉

Un médico en la conferencia del pasado viernes 31 en La Coruña me dijo que no tuvo la nota, y que entró en otra carrera para posteriormente dar el salto a medicina. En esa carrera comentaba que de las 10 preguntas de media que tenían los exámenes siempre hacía solo 5, porque su objetivo seguía siendo “usar esa carrera como puente” para llegar a donde realmente quería llegar, que seguía siendo medicina a pesar de las dificultades. Así que no pensaba hacer esfuerzo extra.

Cuando por fin logró estudiarla, en los años de la residencia era el voluntario estrella, siempre decía en el hospital que le llamaran cuando necesitaran.

En este momento de la charla, otra médico de la sala, quiso añadir que efectivamente, eso no ocurre hoy. A muchos de sus compañeros jóvenes se les nota claramente que su trabajo no les entusiasma. Cuando a alguien le entusiasma su trabajo no suele estar solo para “cumplir expediente”, tiene un compromiso con él y por ello, está dispuesto a hacer un esfuerzo extra cuando la ocasión lo requiera. En eso consiste comprometerte con las cosas. Establecer un vínculo con ellas que tiene mucho de motivación intrínseca, lo haces porque quieres hacerlo, no porque externamente te motivan para ello. Lo haces simplemente porque eres más feliz cuando lo haces, y por eso merece la pena.

Y entonces cuando no hay auténtica vocación, tampoco hay un compromiso interno.

No queda otra, necesitamos gente que se apasione por lo que hace, ¿seríais capaces de identificar así de repente profesionales que conocéis, personas con las que interactuáis que claramente no les gusta (ya no digo apasionar) su trabajo? ¿Cuál es el grado de compromiso que tienen más allá de la responsabilidad? ¿Qué pasa si a esto le añades “amor” por lo que haces? ¿Cómo afecta el ingrediente?

  • Si no tienes vocación y tienes la nota: no lo hagas. La nota es un facilitador, no lo olvides, pero no el determinante.
  • Si tienes vocación y no tienes la nota: lucha, pelea, persiste,…..las cosas buenas, las importantes, rara vez se logran a la primera. ¿Que es desmotivante cómo está montado todo? Nadie dijo que fuera fácil, a pesar de que hoy, todo esté a golpe de botón. 😉 No desfallezcas, muchas veces las cosas no son justas, claro que no, pero no por ello debemos dejar de perseguir nuestros sueños. Gregorio Luri dijo en el encuentro #XLSemanal en el que tuve la suerte de participar ayer que “no hay resultado que no se pueda mejorar con el esfuerzo. Que la dificultad de la tarea o el objetivo no lo podemos vincular al fracaso”.
  • Si tienes vocación y tienes la nota: no hay duda, enhorabuena.
  • Y si no sabes qué vocación tienes: investiga, experimenta, relaciónate, viaja, trabaja, prueba diferentes cosas, conoce mundo más allá de tu entorno inmediato, la inspiración puede llegar cuando menos te lo esperes….

Bravo por esos valientes que siguen su vocación aunque no es lo socialmente correcto y aceptado, bravo por esas personas que luchan, continúan formándose, persiguen sus sueños, siguen teniendo curiosidad….requiere mucho coraje y valentía ir contra corriente.

Extraído del capítulo Talento de No seas agenda de tus hijos y prepáralos para la vida

Extraído del capítulo Talento de No seas agenda de tus hijos y prepáralos para la vida

No os conforméis, luchad por lo que queréis….la vida merece ser vivida como tú quieras hacerlo.

hasta la próxima. 🙂

Puedes escucharlo aquí:

Ir a descargar

p.d1: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

p.d2: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

18 Comments

  1. Sara M. dice:

    Ay, vaya tema. Aparte de la vocación (siempre digo que mis hijos estudiarán lo que quieran; cuando llegue el día espero no arrepentirme, jejeje), hay otra cosa que me mata y no entiendo. ¿El que saca un 10 en todos los exámenes va a ser mejor médico que el que saca un 7’5? ¿Por qué no se hacen exámenes de ingreso en la universidad, con temario específico para cada carrera? Igual un chico odia la lengua y eso le baja la nota, pero si le piden que se estudie un temario (corto) sobre algo de ingeniería que es lo que le gusta, es capaz de superar a muchos otros. Y si fuera posible una entrevista, ya ni te cuento. En fin, soñar es gratis.

    • NoeliaLopez dice:

      Muy interesante tu aportación. En realidad serían como exámenes personalizados según materias e intereses…tiene su aspecto muy lógico y positivo. Quién sabe si con toda la revolución en educación, llegamos algún día a un sistema casi perfecto….;). Ojalá :). Un abrazo Sara y gracias por tu comentario.

    • Antonio dice:

      Ese sistema ya está inventado y lo hacen las Universidades Británicas, aunque la nota base para las carreras complejas siempre tiene que ser alta. Además valoran muchísimo la entrevista personal que es, bajo su punto de vista, lo más importante.

    • Carlos FB dice:

      Apoyo tu decisión de un examen personalizado (en cuanto a materias se refiere) como hace Francia para la elección de sus estudiantes de medicina, pero no apoyo la entrevista “personalizada”. Lo pongo entre comilla porque en medicina al igual que en otras carreras hay muchos hijos y familiares de médicos a los cuales esta entrevista seguro que les ayudan sus “colegas”. Finalmente esa entrevista se convertiría en lo más injusto para el alumnado. Hablando de exámenes me encantaría que fueran tipo QCM (questions à choix múltiples, preguntas a respuestas múltiples) como hacen en Francia, es un sistema bastante difícil pero se quitaría la subjetividad del corrector y se añadiría dificultad al examen tipo test de una sola respuesta.

      • NoeliaLopez dice:

        Muy interesante esto que comentas Carlos, voy a investigar un poco más porque no conocía el sistema de Francia. Gracias por tu aportación. Noelia

        • Carlos FB dice:

          El sistema francés es clasificado algunas veces por ellos mismos de muy elitista porque el primer año entra todo estudiante que quiera hacer una carrera sanitaria (matrona, medicina, farmacia, fisioterapia y odontología) que es el año llamado PACES. Al final de este primer año dependiendo de la nota del curso y el número clasus de cada carrera sigues el segundo año en algunas de estas carreras (generalmente medicina es la primera que se va). Tienes sus pros y sus contras pero al menos se selecciona con asignaturas de la propia carrera y todo aquel que quiera hacer medicina (da igual el bachillerato realizado) tendrá su oportunidad en el primer año.

  2. Flor dice:

    Me encantó Noelía! ya lo compartí con mis alumnos..gracias!

    • NoeliaLopez dice:

      Me alegro Flor, :). Espero que les haya ayudado….

    • Sara M. dice:

      Vaya, la idea que yo tenía de Francia (quizá hace demasiados años) era muy distinta.
      Además de esa idea que propuse, otro sistema que me parece genial es el americano. No estoy segura de cuántos años son de universidad, pero “sin especialización”. O sea, vas estudiando una serie de asignaturas que te pueden, o no, venir bien, y después, en función también de lo que has visto, decides qué quieres hacer. Me sigue pareciendo muy pronto los 18 años para decidir qué hacer con sus vidas (ya me lo parecía en mi momento). Y ojalá pudieran tomarse un año sabático después del bachillerato para “ver mundo”, laboral o físico; algo que les ayude a situarse en la vida.

  3. Borja dice:

    Genial post Noelia, de esto precísamente hablé en mi último vídeo https://www.youtube.com/watch?v=zFwVKITe2bw

    Enhorabuena por tu trabajo!

    • NoeliaLopez dice:

      Gracias Borja, ¡¡qué bueno el vídeo!!! Genial lo de las “razones equivocadas”…la verdad es que valdría para todas las carreras ¿no crees? Un abrazo

  4. Jacin dice:

    Después de ver la realidad laboral de múltiples amigos con distintos estudios (magisterio, caminos, industriales, medicina, económicas, diseño industrial, enfermería…) y sumando otros estudios como idiomas y cuál es su situación actual; sí, estudia medicina. Y si no, estudia enfermería. Vivirás un 100% mejor que cualquiera de los otros.

    Al final la “vocación” es un manera, y salvo en cuatro tipologia de trabajos, la vocación no existe. Nadie es camarero por vocación. Nadie trabaja en un banco por vocación. Nadie monta una empresa de fontanería por vocación. Y al final de mes, lo que vale son los € y no lo vocación.

    Y no serás un infeliz de por vida, que no te engañen.

    • NoeliaLopez dice:

      Aunque entiendo tu enfoque, no lo comparto. Este artículo parte de que esta persona sí tiene vocación para magisterio, es lo que siempre ha querido hacer, pero todo su entorno, lo que le dice es que haga medicina por la nota. Pues una pena. Porque la de médicos y maestros que tenemos sin vocación.
      Y sin embargo, sí que creo que en casi todos los trabajos debe haber vocación, o llámalo “que te guste algo de tu trabajo”. Porque si no, cuando te encuentras gente que solo está para fichar, para pasar las horas…es terrible: actitud, disposición, poco compromiso….sinceramente, a todos nos guste interactuar con gente que medio le gusta lo que hace, las personas que no, nos generan rechazo.

      Así que mi recomendación sigue siendo que hagas algo que realmente te guste, aunque no encajes en el “sistema notas” de inicio.
      Otro tema es ¿qué es exactamente vivir bien? Para cada persona (y te lo digo porque trabajo en muchos sectores) vivir bien es una cosa. Para unos tener ciertas condiciones laborales, para otros tiempo para conciliar, para otros ganar mucho, para otros…..y así hasta el infinito.

      Y respecto a que nadie es camarero por vocación….hace muchos años trabajé con la gente de hostelería en varios proyectos de desarrollo de personas. Tendrías que ver a algunos camareros cómo hablaban de su trabajo ;): de lo que les gustaba tratar con gente distinta, de interactuar con gente y compartir sus historias…y claro que los horarios eran malos, (a mi los míos a veces tampoco me gustan), sin embargo, la otra parte, a muchos de ellos les compensaba….
      Muchas gracias por tu reflexión, un abrazo.

  5. Jose dice:

    Me ha encantado, tengo 40 años y estoy a 3 asignaturas de acabar medicina, después de estudiar otras carreras sanitarias y sacrificar familia, vida, amigos, hobbies….pero aún con todo eso, estoy emocionado, ilusionado, feliz por acabar lo que fue un sueño vocacional.
    Gracias por tu gran aportación y animo a toda aquella gente que busque su vocación por algo, independientemente de edad y sacrificio, merece la pena..

  6. Diana dice:

    Estoy completamente de acuerdo. En su dia mis padres no me dejaron estudiar lo que queria porque segun ellos “no tenia salida” y sucedió que termine abandonando y trabajando en un supermercado que por supuesto no era mi vocacion.
    Lo bueno de todo esto es que descubrí que con el tiempo y la edad las vocaciones pueden cambiar, ahora tengo mi propio negocio, una tienda de té, especias, etc… y si, es mi vocación actual, me encanta explicar a los clientes pautas, propiedades y jamás, jamás me molestan los clientes, además ellos lo notan y siempre me dicen que se nota que me gusta lo que hago.
    Asi que, nunca rendirse con lo que uno quiere, pero ojo, las cosas que quieres y te gustan pueden cambiar como la vida 😉

    • NoeliaLopez dice:

      Qué bueno Diana, y qué gran ejemplo. Efectivamente….pueden cambiar, depende de las motivaciones de cada etapa de la vida…y lo más interesante es que al final, decidas tú. Sea lo que sea. Porque toda decisión tendrá sus consecuencias y caminos que vendrán….por eso, es lo mejor decidir aunque si te equivocas y cambias….siempre puedes modificarlo. NUNCA RENDIRSE, como bien dices.
      Un abrazo y gracias por comentar….seguro que inspira a muchos. 😉

  7. […] Voy a estudiar medicina porque tengo un 9,9 de media […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *