Pero ¿tú te crees lo que dices?

ese ogro llamado internet
Ese ogro llamado Internet
2 noviembre, 2017
tempImageForSave
Miedo
16 noviembre, 2017
Mostrar todo

Pero ¿tú te crees lo que dices?

pero tu te crees lo que dices

Hace unos meses me dice un alumno al inicio de un curso:

“¿Tú de verdad piensas que esto va a servir para algo?”

Su postura era de lo más reveladora ante lo que iba a responder dijera lo que dijera yo. Lo miré con tranquilidad y le dije:

“Eso es como si le preguntas a un médico si las recetas que te está dando van a servir o como si tú mismo no confiaras en los resultados de tu trabajo”.

“Es que puede ser que no te creas lo que cuentas pero que lo tengas que contar”.

Y llevaba razón, porque somos implacables con la incongruencia, porque notamos claramente cuando las palabras son solo palabras y porque no confiamos en “los que no se creen lo que están diciendo”.

Hace unos días mi hija me dijo sobre una asignatura, “es que no me gusta mucho”. Yo la miré sorprendida porque conociéndola, me extrañó su afirmación.

“¿En serio? Pero si eso a ti te encanta”.

“Ya pero es que la profesora es como si no tuviera ganas, no sé, te cuenta las cosas así, de carrerilla y me da la sensación que no tiene mucho interés en ver cómo vamos aprendiéndola, sino más bien en solarlo todo y terminar”.

Así que en esto de comunicar, es mucho cómo lo transmitimos. Más que lo que contamos que por supuesto debe ser un tema con un objetivo, con una intención….es cómo lo decimos.

pero tu te crees lo que dices

Y si no lo creemos, ¡ay esa percepción que tenemos los humanos ante lo no creíble!, se nota, lo capta y el interlocutor deja de prestar atención.

Por eso:

  • Cuando tengas que dar “sermones” usa mejor las historias, tus historias, en cada historia hay emociones y las emociones hacen la historia creíble y humana. Ahí es cuando te atienden. No hay cosa que más gracia les haga a EyD que mis batallitas del cole o de cuando tenía su edad (eso sí, siempre de temas que les interesan porque si no, desconectan con la cara de “ya está mi madre en plan abuela cebolleta”).
  • ¿Contar historias en clase? ¿Por qué no? Es una manera fantástica de captar la atención. Valen historias de todo tipo, pero eso sí, cuéntalas porque a ti te han sorprendido, gustado, emocionado….por algún motivo, porque si no, no transmitirás nada….
  • Créete lo que cuentas. Esto es simple y efectivo. Y si no lo crees, mejor no lo cuentes. No vale. Es difícil con ciertos temas, por lo menos a mi me pasa, por eso también tengo la estrategia de “no tengo una respuesta” como conté aquí (artículo No tengo una respuesta).
  • Transmite pasión. Y la pasión en cada uno se demuestra de una manera. Igual que las emociones básicas cada color (perfil conducta, los niños de colores 😉 ) las vive de una manera como ya he contado varias veces….la pasión igual. Los extrovertidos la hacen mucho más evidente y la muestran de manera más gráfica. Los introvertidos la “sienten” y notas que la sienten pero no exteriorizan. Para muestra el discurso de Steve Jobs (de color azul/rojo claramente, introvertido racional, detallista y perfeccionista) donde notas esa pasión….pero para transmitir así, el tema del que hablas te tiene que tocar de alguna manera….te tiene que encantar.

 

Y vosotros, ¿qué es lo que veis más difícil de todo esto?

Hasta la próxima 🙂

Puedes escucharlo aquí:

Ir a descargar

p.d1: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

p.d2: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

3 Comments

  1. Raquel dice:

    Muy interesante lo que cuentas, Noelia. Es que la comunicación no verbal es fundamental. Se dice que cerca del 90% es comunicación no verbal. Así que si no nos creemos lo que contamos, o somos muy buenos actores, o mejor no contarlo como dices tú ya que lo van a notar.

    Un saludo.

  2. María José dice:

    Hola Noelia!! Me ha encantado tu artículo!! Yo en clase soy así!! Cuento muchas anécdotas (no lo puedo evitar) y reconozco que me sale la pasión por los poros jajajaja A veces me emociono tanto contando que me voy del tema, me encanta lo que hago y creo que lo transmito a mis alumnos. Una sonrisa, una broma, una carita sonriente en la pizarra (aunque estés explicando gramática) funciona siempre :)Y sí, sí tengo un mal día… la clase se resiente, porque no te ven igual “que siempre”. Un abrazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *