Blandiblu

Educar en valores de igualdad
8 marzo, 2018
¿Prohibir los móviles en los colegios?
22 marzo, 2018
Mostrar todo

Blandiblu

Slime hecho por mi hija ;)

Ha sido una semana rara. Las semanas en las que me muevo a muchos sitios diferentes me hacen tener cierta dificultad a la hora de pararme a pensar…y aunque los artículos los suelo tener escritos de antes, últimamente no me es posible.

Hay muchas cosas que voy viviendo de las que quiero hablar, reflexiones sobre mi trabajo diario ante la cantidad de personas con las que interactúo en mi rol de “ayudadora”, anécdotas de mis hijos que siempre me hacen caer en la cuenta de cosas, situaciones “extrañas” que me pasan últimamente con las redes sociales…sin embargo no siempre se materializan en escritos que creo pueden ser útiles.

Así que esta semana hasta esta misma mañana, no tenía exactamente claro de qué quería escribir y simplemente me he puesto a hilar ideas. Ayer viví uno de los vuelos más movidos que recuerdo, entre vientos y tormentas y con unos saltos que hacían que se nos acelerara el corazón a todos. El tiempo fuera no podía ser más adverso. Igual que las vidas de los personajes de los libros que últimamente leo y que también iba leyendo ayer en el avión.

Personajes que tienen que vivir vidas muy duras y cómo van reponiéndose de los golpes de esas vidas ambientadas en otras épocas que sin duda fueron mucho más difíciles que la nuestra. Me río yo de las dificultades que vemos en nuestro día a día comparadas con la realidad que tuvo que vivir la Humanidad hace siglos.

También llevo en danza el libro de Rafa Nadal y en sus inicios cuenta la dureza de sus entrenamientos a los que le sometía su tío y la famosa anécdota de ser el que recogía todas las pelotas al final de los mismos y barrer las pistas al terminar la jornada. Y de cómo no entendía por qué tenía que hacerlo él. 

Así que los libros, unidos a la gran lección que nos ha dado esta semana Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, y la multitud de frases sobre el científico Stephen Hawking a raíz de su muerte, me han hecho acordarme del “blandiblu” de mi época o “slime” como lo llaman los adolescentes hoy.

Slime hecho por mi hija 😉

No quiero que mis hijos sean Blandiblu y tampoco quiero serlo yo. No quiero que ante el primer golpe, situación que no salga como esperaban, fracaso, fallo….se vuelvan como esa pasta blandita que se escurría de manera húmeda por los dedos. Más bien me gustaría ser y que ellos fueran como balones de goma que ante el golpe rebotan rápido y se recuperan. Porque vivimos en un mundo a veces hostil, cambiante, atroz, duro y caótico, además de muy bello no me cabe duda pero los malos momentos vienen y muchas veces a lo largo de la vida.

Así que desgraciadamente, la única manera de lograr ser balón y no blandiblú es practicar. Practicar el caerte y levantarte, practicar el qué hacer cuando las cosas no salen….EQUIVOCARSE, FALLAR…. Por eso el tío de Nadal le hacía recoger las pelotas, por eso hay que luchar y esforzarse por lo que uno quiere (las gratificaciones inmediatas, a golpe de ratón o pantalla no ayudan a valorar las cosas), por eso pasar por esas situaciones y aprender a vivirlas eligiendo cómo hacerlo, es lo mejor para todos y sobre todo para ellos.

Ayudarles a que pasen por el dolor del fracaso, acompañando y animando a que encuentren alternativas desde la parte positiva, es desde mi punto de vista, lo mejor.

¿Evitar que pasen por los problemas? No gracias, mejor ayudarles a pasarlos. Y claro que hay emociones negativas, días malos, momentos terribles….pero eso no es tan importante como lo que haces después de vivirlos. Cómo eliges vivirlos.

Fortaleza, serenidad, perdón…..gran lección de Patricia ante algo tan atroz como que te arrebaten un hijo que no lo puedo ni imaginar.

Esperanza, fortaleza, humor…..y mucho conocimiento, grandes legados de S Hawking.

Trabajo duro, recompensa, fortaleza y autocontrol….. grandes lecciones de R Nadal.

Así que…

Al caernos y levantarnos aprendemos a querernos y respetarnos, haciendo que cuando naveguemos en mares de tormenta, sepamos ajustar las velas y seguir navegando.

No evitemos a nuestros hijos caer. No evitemos que puedan levantarse por ellos mismos, es mucho más importante que elijan qué hacer con los errores de su vida y seguir adelante que evitarles sufrir.

Hasta la próxima.

Podéis escucharlo aquí:

Ir a descargar

p.d1: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

p.d2: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *