¿Prohibir los móviles en los colegios?

Blandiblu
15 marzo, 2018
Para
29 marzo, 2018
Mostrar todo

¿Prohibir los móviles en los colegios?

Hace unas semanas participé en el debate de la revista Yo Dona con el tema: ¿Debería prohibirse el móvil en los colegios?

Reconozco que la primera vez que me escribió Isabel (https://twitter.com/mividaconhijos) proponiéndome el tema y que le dijera mi postura, pensé: “Por supuesto que se debería prohibir, la de cosas terribles que están pasando”.

Justo en ese momento había tenido varias conversaciones con amigos profesores de secundaria sobre lo que está pasando en las aulas y que es auténticamente terrible.

A Isabel entonces, le dije que sí y al enviarle lo que opinaba me quedé pensando… Reflexioné y me di cuenta de que en realidad no era eso lo que opinaba de verdad,  pues la famosa postura en los colegios de Francia en el fondo me parecía que era quitarse el problema de encima rápido y sin ser a largo plazo efectivo. Consulté mi opinión con María Zabala (iwomanish.com), que escribe en una página sobre la relación y educación de los niños en el tema de tecnología y corroboramos que opinábamos igual. Así que escribí a Isabel y le reformulé mi postura.

¿En realidad “prohibir” va a arreglar el problema? No, porque es mucho más profundo, es un problema social en el que todos tenemos responsabilidad, familias y sociedad, y necesidad de dar ejemplo.

Y ¿el problema cuál es? Una falta de valores general, un aumento de la insensibilidad y ausencia de empatía por el abuso de las pantallas y un aumento de la falta de respeto por el otro, por aquel que es diferente a ti. Y no digo nada cuando el que se expone es famoso, celebrity o como lo queráis llamar…

Así que mi postura, muy difícil de defender según algunos miembros de mi familia, es NO, no estoy de acuerdo con que se prohíban porque es un mal parche que no arregla nada. De repente visualicé la prohibición, visualicé a los chavales con cierto “mono” al no poder conectarse a eso que está formando parte de su vida como si fuera una prolongación de su persona (y de la nuestra) y también visualicé un intento de saltarse las normas porque las prohibiciones, es que son muy golosas de saltar cuando tienes las hormonas a mil.

No, no solucionamos el problema así, solucionamos con EDUCACIÓN y por su puesto que el móvil no debe ir al colegio a ciertas edades y en ciertos momentos, esto es clave y evidente, mi hija no lo lleva nunca. Igual que el móvil no debe estar omnipresente en las comidas de los mayores, en reuniones familiares en las que la conversación es más importante, en los momentos que tienes con tu pareja e hijos, en reuniones de trabajo, en definitiva, en los momentos del mundo OFF LINE que necesitamos conectar, mirarnos a los ojos, intercambiar la verdadera comunicación.

Qué risa (ironía) el “hater” aquel que dijo sobre los insultos a Paula Vazquez que si la hubiera tenido delante no se lo hubiera dicho….claro querido, porque a la cara nos hacemos humanos y tras la pantalla desaparece la humanidad.

Y claro, el aparato en cuestión hay que aprender a manejarlo y eso no consiste en tocar las teclas, consiste en hacer BUEN USO, yo diría que BUEN USO HUMANO. Como humanos que somos, empáticos, compasivos, respetuosos….no robots sin emociones y en definitiva sin humanidad que por cierto, CUÁNTA FALTA HACE…

Así que hay reglas, claro que las hay, son de sentido común no os voy a descubrir nada:

  • En clase no hay móvil, en casa en momentos familiares tampoco, en reuniones de trabajo tampoco.
  • En el recreo hay que pasar la mayor parte del tiempo compartiendo cara a cara, incluidos los profesores, igual que en casa si estamos poco juntos, hay que dejar los móviles aparcados. Igual que en momentos de relación con tus compañeros de trabajo.
  • Formar un hilo de Twitter para compartir un tema de historia o ciencia, me parece fantástico. Usar las redes para compartir algo realmente útil que pueda ayudar a otros….claro que sí. Poder comunicarte con cualquiera en cualquier momento es maravilloso….Esa es la magia de la hiperconexión. Pero también es peligroso porque no sabemos controlarnos. Existe algo que nos hace humanos y nos diferencia de los animales, y es el autocontrol. La templanza que aparece cuando dominamos el reptil que tenemos dentro. Ese reptil que salta ante cualquier cosa que le “suene” a amenaza. Necesitamos recuperarlo, para poner prioridades sobre lo que es realmente importante.

DEMOS EJEMPLO, es el primer paso para que los que vienen no se hagan cada vez menos humanos.

Tenéis el reportaje aquí.

Hasta la próxima. 🙂

Podéis escucharlo aquí:

Ir a descargar

p.d1: YA MI PRIMER LIBRO A LA VENTA donde trato estos temas y mucho más, información aquíhttp://www.esferalibros.com/libro/no-seas-la-agenda-de-tus-hijos/

p.d2: ¿Quieres recibir los artículos por WhatsApp? Envíame tu número (con el país desde donde escribes) al mail noelia.lopezcheda@gmail.com y podrás tenerlos todos los jueves. Tu teléfono se usará solo para entrar en la lista de distribución de los artículos. Importante el prefijo internacional, ¡gracias!

1 Comment

  1. NoeliaLopez dice:

    Me escribe esto una chica: IMPORTANTE REFLEXIÓN
    “Hola Noelia.
    Ayer me despiste y no leí el artículo, hoy con café delante lo he leído. Te digo q ayer con el título me hice un montón de historias que contarte. Como sabes trabajo en telefonía desde hace ya 10 años y he visto la evolución.
    Mi opinión sobre el tema, coincido contigo. Falta educación y mucha. He visto críos de 5 o 6 años con un iPhone último modelo, de él, de su pertenencia.
    No somos consientes de la herramienta tan poderosa q es tener un smartphone con acceso a Internet!
    Hay algo q se llama huella digital. Te imaginas a los chicos que se hacen fotos (comprometidas, extravagantes, obscenas) hoy dentro de 30 años con hijos y nietos y que estos consigas esas fotos. ¿Como lo explican? Era joven y era la época del pavo ¿?
    Nuestros chicos no tienen control, ni madurez para afrontar tremenda responsabilidad sin orientación ni educación al respecto.
    Muy a mi pesar he sido testigo de un acoso, ubicación y seguimiento de un pederasta de 21 años a una nena de 11, desde hace dos años. (que por cierto en nuestra son hay más de lo que pensamos) Denunciado, con pruebas, y la justicia no hace nada. Espera a que las teleoperadoras faciliten el registro desde hace más de un año. Todo esto de gratis (como digo yo) sólo por publicar una foto en una RRSS y que en esta se agregará a un desconocido para hablar. Desconocido que obviamente se hizo pasar por un chaval de su edad. La nena lo mantuvo en secreto por vergüenza con su círculo más cercano hasta que no pudo más y por suerte consiguió el valor para decirlo.
    Entonces, yo agregaría a las normas: nada de móviles antes de los 11 o 12 años, a menos que la madurez del crío sea capaz de.llevsr senda responsabilidad. Hablar, hablar y hablar. De todo, abierto, sin tapujos. Esa es la única forma que tenemos de proteger a nuestros niños. Hoy en día todo el mundo lleva un teléfono con Internet, hay páginas como Ask, que con un enlace privado puesto en “la bio” personas anónimas o no dicen lo que piensan del niño en cuestión. Y ahí una selva sin control con los comentarios.
    O que alguien te tome una foto y sin tu autorización la “cuelgue” en su página.
    Y así una gran lista de cosas que te podría contar. Ah sí, todo esto con críos de 11 años. Ni con mi mayor…
    Entonces como les dejamos sin supervicion, ni orientación, sí los mismos adultos nos pasamos la vida revisando las RRSS de nuestra pareja, la de los amigos, les hacemos capturas para reenviarlo a otras personas… Sí no estamos preparados ni nosotros!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *